“Diente de león, pequeño bravo y sabio, todo su poder en dejarse ser llevado por el campo a la ciudad…tal vez nunca regresar.”

Entre picos nevados y lagos espejados nace la música de Juan Nazar. Cuando todavía estaba en la secundaria, influenciado por tan bellos paisajes y aires sureños, cuenta que le “picó el bichito de tocar”.

Hoy, lo inspira la música que lo hace bailar, llorar, ver imágenes y la que le transmite autenticidad. Pero allá, por sus inicios, reconoce: “No sabía que iba a pasar en el futuro, pero en aquel momento tuve esa necesidad. En una de las bandas donde estaba, querían que hagamos temas propios y así arranqué. Pero en realidad, fue mucho tiempo después que le empecé a dar la importancia y el lugar que merece en mi vida la composicion e interpretacion”.

Tu historia comienza en la Patagonia, un lugar de paisajes mágicos y naturaleza pura, ¿cómo influye Bariloche a la hora de componer tus canciones?

Siempre hay un cuadrito inspirador que te regala la naturaleza. Hace poco fui a ver a “Tincho” Acosta, un cantautor de allá que reside en La Plata. Él, antes de empezar a tocar una canción que se llama “L’agua pasa”, contó sobre lo que nos sucede a los barilochenses con la contemplación. En su caso, le pasaba de quedarse un rato largo viendo como corre el agua. Me sentí muy reflejado y me di cuenta que eso pasa hasta cuando mirás por la ventana de tu casa.

Juan llega a Capital Federal por una costumbre familiar, a estudiar una carrera, que nada tenía que ver con la música. “La verdad que me costó mucho, pero si no me hubiera alienado un tiempo con la ciudad, creo que no sobrevivía”. Y acá, fue que se encontró con su proyecto musical.

¿Qué oportunidades pensás que te puede dar una ciudad grande con respecto a Bariloche?

Acá hay un caudal de arte constante. Recuerdo la primera vez que fui a tocar a un Centro Cultural chiquito, que en aquel momento se llamaba “La Playita”. Lo sentí como si fuera un refugio de montaña en plena ciudad. Fue una sensación muy  fuerte.

Para componer su música, desde que comenzó hasta hoy, se maneja de forma independiente. “Creo que la autogestión es una oportunidad de manejarse con mucha libertad: En uno de los polos, sos tu manager, tu productor, el que organiza las fechas, el plomo… etc. Pero también, por otro lado, tenés que trabajar mucho en cuestiones que no son musicales y que a veces me hacen sentir en otro polo opuesto a la libertad”.

13925849_1186728931384543_7706765938413102336_o

La portada de su primer EP – “Diente de Leon”

Durante el 2015 y parte del 2016, grabó Diente de León junto a los músicos Ale Corvalan, Hugo Maldonado Barrios, Luciano Pellegrini y Cheba Massolo. Se trata de un álbum corto de cinco temas propios – excepto la música de “Canción del Río y el cóndor”, con melodía de Manon Lacelle y el resto de suya-. La grabación comenzó en Estudio Cabaña Gorrión con Guido Moretti Bucello, y se completó en Estudio Alto Templo con Francisco Rodriguez Amenabar. La mezcla se hizo en Estudio Alto Templo y el Master en Puro Master, lo realizó Lucas Gomez.

Además de la hermosa voz de Juan entre guitarras, un bajo, la percusión, la quena y el ronroco que te transportan a historias y paisajes hermosos, también la tapa del disco complementa perfecto con el arte de Clara Antolin, que lo hizo “desde el otro lado del mundo”.

Foto @PHlori

En Bariloche – Foto @PHlori

Para compartir con el mundo su música, Juan se amigó con las redes sociales y hasta con el programa IDEAME. Creo que el artista de hoy tiene que ser inquieto y utilizar estos medios para conectarse lo más posible con su público, por más chiquito que sea”.

Nos comentó que “gracias a esta propuesta pude producir 500 copias físicas del disco y estoy a la espera de las mismas”.

¿Cómo venís diagramando lo que se viene?

No diagramo mucho, hace un tiempo que vengo con metas cortas. Siempre aparecen ideas y quedan en el tintero, por así decir, de repente sucede que se pueden llevar a cabo.

Su escucha su musica en bandcamp o en spotify.

Gira de invierno 2016 por el sur

Durante este invierno estuvo llevando su música nuevamente para el sur, cargando en la mochila todas esas experiencias vividas en la ciudad furia capital. En Bariloche y a sala llena, se presentó junto a amigos del camino y la vida, en una tocata especial en la biblioteca sarmiento. Fue el 29 de julio entonces que junto a sus dos músicos amigos, Manu Pozzi y Diego Marchionatti, se animaron en un formato acústico frente a mucha gente que se acerco, algunos conocidos y otros ansiosos por descubrir esta nueva historia que se estaba forjando.

Y así, desde nuestra Patagonia de verdes y arboladas praderas y montes atravesados por ríos de agua pura y cristalina, llega Juan a la ciudad de la furia para deleitarnos con las más bellas canciones que nos transportan a vientos del sur.


Por Lucila Defferrari y Tomás Barbieri