Así lo dijo Juan Lucas Serrangeli, el bajista de “Sin Prejuicios”, quién además contó que la banda se encuentra a pleno con los ensayos y afilándose como grupo. “Una profesora me dijo que el bajo se nota más cuando no está que cuando está. Es el instrumento que va de fondo haciendo la base y marcando el tiempo. Cuando no está, falta algo que te mueva las tripas”.                             

Por Lucila Defferrari

Nacen en la ciudad de las diagonales y son una banda con ganas de revivir el rockanroll, sumándole rasgos de rock popular argentino a su música. A este grupo lo conforman Julián Yañez (voz), Juan Lucas Serrangeli (bajo), Mariano García (armónica), Nicolás Logioia (guitarra) y Nicolás Campos (batería).

Una vez pulidas las canciones que compuso el cantante de la banda, grabaron un demo que titularon “Un millón de ovejas”, donde se pueden escuchar temas desde muy rockandrolleros, hasta candombe y otros más heavys. “Grabarlo fue muy improvisado y casero: usamos una compu, un micrófono y una consola”.

A la hora de elegir los lugares para tocar prefieren la “onda eléctrica, tipo bar nocturno” pero reconocen que también disfrutan de presentarse en espacios más chicos donde comparten sus acústicos. El bajista resaltó que “tocar en vivo es lo más lindo que hay” y además confesó que a la hora de comunicarse arriba del escenario, generalmente el cantante es quien marca los cambios de ritmos y matices, y el resto acompañan. “Logramos entendernos porque lo charlamos previamente en el ensayo”.

Para este año tienen el objetivo de grabar su demo en un estudio de grabación y salir a tocar para que más gente los conozca. Su público fiel son sus amigos y familiares, por ese motivo es que aspiran romper con la barrera de “los conocidos” y llegar a un público más amplio.

Actualmente se encuentran a full con los ensayos y puliéndose como banda, ya que este año se incorporó el nuevo batero ¡Se están preparando para compartirnos nuevamente, su música desde arriba del escenario!