Atraído por el rock y el pop de los años 60 y 70 el rosarino Santiago Aldana, empezó a estudiar música. Antes había elegido la carrera de Derecho, pero finalmente se inclinó por lo que realmente le gustaba. Siempre estuvo en el mundo de la orquesta sinfónica, integró tres quintetos de viento: Quinteto de Vientos en Rosario, Quinteto de sopros de la Universidad de Federal da Paraíba y  Quinteto de vientos de la Fundación Cultural Patagonia en Río Negro. Con este último grupo, en 1999, ganaron la Bienal Shell obteniendo el primer lugar en el rubro Música de Cámara. Paralelamente integró orquestas sinfónicas en Argentina y Brasil, además de haber estudiado Dirección Orquestal.

        Actualmente, este maestro y su maravillosa banda, encabezan un proyecto llamado Rock and Pop, lo que me generó un interés  en conocer cómo había surgido este grupo que rompe con todo tipo de estructuras y navega por los distintos géneros musicales. Es por eso que el rosarino me abrió las puertas de su casa para contarme sobre lo que es Ensamble Popular.

14217993_10210127118124545_2133430009_n

– ¿Cómo empezó Ensamble Popular?

Este proyecto es consecuencia de un interés por parte de la Fundación Cultural Patagonia y de la Provincia de Río Negro, en que hubiera un conjunto que tocara música popular por todos los rincones de la provincia.

Lo que me pidieron era que cada músico que perteneciera al ensamble, tocara más de un instrumento. Utilizamos algunos que pertenecen a la orquesta sinfónica, como las cuerdas  y complementamos con el piano, la percusión y la guitarra. En el grupo existe una gran diversidad, tenemos músicos que son instrumentistas y también que cantan. Tocamos todo tipo de música: latinoamericana, folclórica, ciudadana. Y lo que presentamos actualmente es un proyecto que se llama Rock and Pop.

– Rock and Pop sale de lo convencional. Para nosotros que no somos tan allegados al violín, al violonchelo, al contrabajo, porque son instrumentos que estamos acostumbrados a asociarlos a la música clásica, trasladarlos al rock deja un mensaje en la gente, que es: “estos instrumentos pueden usarse para otros géneros y suena maravillosamente bien”. Además acerca a la juventud a enamorarse de ellos… ¿de qué se trata exactamente el proyecto?

Es un proyecto que nos sienta bastante bien, nos gusta y a la gente también. No es un típico grupo de rock… También me animo a comentar algo de los instrumentos, de cómo funciona, por ejemplo la viola (apodo que se le da a la guitarra pero no es) que parece un violín. No es un instrumento muy bien identificado, se diferencia por su tamaño. Cada vez que vamos a los rincones de la provincia, comunicamos y los difundimos para que la gente tenga una información de ellos. Se trata de educación musical. La gente conoce la guitarra, el piano, pero también está bueno contar que hay un set de percusión distinto a la batería, que se utiliza para folclore, y que por eso, se aprovecha más el show.

Rock and Pop ha ido sufriendo modificaciones por diversas circunstancias. El grupo era un poco más grande, teníamos un saxofón, un fagot y el corno. Pero ahora, estos músicos pasaron a la orquesta sinfónica. La fundación necesitaba que el ensamble tuviera un poco más de agilidad en cuanto a los movimientos, por ejemplo si hay que ir a La Pampa o a Bariloche, necesitas dos o tres días, entonces las personas que  nos patrocinan nos tienen que dar el alojamiento, la comida, y no es lo mismo que sean trece personas que ocho o nueve. Además, tenemos una persona que comparte nuestro perfil y arregla todo tipo de música.

Cuando tocamos, yo siempre me pongo en el lugar de la gente que va al concierto y que habitualmente no va a ver este tipo de espectáculos. Por eso, buscamos que se sienta atraída con el repertorio y así elegimos canciones que están en el inconsciente colectivo. Y además contamos un poco sobre los temas y así captamos la atención.

14256516_10210127118164546_1493126634_n

– Y también se rompe una cierta barrera o distancia entre el maestro y el público…

Claro, por ejemplo en las orquestas, los directores ahora se están animando a hablar un poquito más. Pero la estructura en el teatro es: entra el sonidista y todos se callan. También están las formalidades de la ropa, por ejemplo. Yo eso lo viví porque fue parte de mi trabajo durante muchos años, pero ahora, desde el lugar que pueda voy a tratar de salir de eso. Tiene que ver con que empezó a venir gente más joven y hemos hecho cosas nuevas como programas con ballet, hemos acompañado a coros, a solistas de folclore, pianistas y guitarristas. Fuimos el soporte o la orquesta base, para que estas personas pudieran desarrollar sus proyectos.

– ¿Cómo se formó el repertorio de Rock and Pop?

Los temas de rock que tocamos, yo los vengo escuchando desde la juventud. Y hablando con gente de tu edad, me han dicho: “A mí me gusta Creedence”. Me sorprendieron, porque son temas de mi época.

– Son bandas que nos gustan porque son herencias de nuestros padres. Yo crecí con esa música, como The Beatles, Led Zeppelín, Pink Floyd, Charly García. Creo que son creaciones únicas en la vida y que no se pueden extinguir.

Esto que comentas, me reafirma la idea que compartimos que la música es muy dinámica y flexible. El formato de Rock and Pop lo vamos a seguir, quizás con otros temas, dejando de lado un poco el pop, los Beatles, los Rolling para abocarnos más al rock nacional.

14182237_10210127118244548_2126067165_n

– ¿Cómo se te ocurrió sumar el rock en una orquesta?

A partir de la diversidad. Empezamos hace cinco años y pasó por varios nombres, hasta que finalmente lo llamamos “Ensamble Popular”. Comenzamos tocando folklore, tango y algo de música de películas. Pero había algo que no me terminaba de convencer. Y nos pasó que donde tocábamos la gente se acercaba y nos decía que les gustaba la mezcla que hacíamos.

Entonces el rock y el pop surgió por una carencia de temas y por ganas de hacer una mezcla. Como no somos un grupo de folklore, ni de rock, ni tango, nos permitimos viajar por los diversos géneros. Y el nombre Rock and Pop, es un término ya armado que atrae y me gustó.

-¿Por qué “Ensamble Popular”?

Surge del común denominador que es toda la gente, y  no específicamente los que saben música o que apuntan a un tipo particular de música, sino de lo que escucha la mayoría.

Con ensamble popular la música se presenta sola, como es el caso si empieza a sonar “Rapsodia Bohemia” de Queen, no hay que hacer ningún esfuerzo para que la gente lo sienta. También está en el mensaje de hablar con quienes nos van a ver, de romper la barrera de director con el público. En las orquestas sinfónicas el director no habla con el público, sino que entra, tocá y se va. Ojalá llegue el momento que se rompa esa formalidad. Como director aprendí a escuchar las opiniones de la gente, yo las tomo y las aplico. Entonces, Ensamble Popular es lo que me define y es lo que hacemos.


Por Camila Lapuente