Un inmenso grupo de personas se acercaron hoy para abrazar la cultura, abrazar la autogestión y abrazar a todos los que creen que la cultura alternativa no debe ser apagada. Este encuentro fue necesario, para abrazar al Templo, a Pura Vida Bar y a todos los que lo construyen día a día.

En el día de ayer, nos enteramos tristemente que el espacio cultural de Pura Vida había sido clausurado, hasta ahora sin razón aparente, siendo que el local puso a disposición toda la documentación al día.

Pura Vida es ese lugar que le da lugar a los músicos de la ciudad, les brinda un espacio de respeto y reconocimiento, ese que se merecen y que buscan desde siempre. Pura Vida es ese lugar que uno nombra cuando habla de la noche platense, ese lugar de encuentro y de disfrute. Pura Vida también es una radio, la 100.7.

Hace ocho años que este espacio cultural abre sus puertas a la música independiente, como nos contaba Diego Cabana hace un tiempo en un encuentro que tuvimos: “El objetivo principal que tuvo el espacio cuando lo iniciamos era que los artistas puedan tocar en un lugar sin pagar y donde le podamos brindar sonido, y no solo tocar sino también hacer expresiones culturales como dibujo, poesías, fotografías, cuadros… ese objetivo sigue intacto”.
La ciudad de la plata nuclea un ambiente especial, ya que se nutre de muchísimxs chicos y chicas que vienen de otros lugares a estudiar y aportar a ese enriquecimiento del arte desde todo punto de vista. Esto la convierte en una de las ciudades más rica en cultura y en centros culturales independientes.

La cultura popular autogestiva viene tomando mucha visibilidad desde hace varios años, siendo desde siempre donde pueblo se expresa y manifiesta.

En estos momentos es esencial mantener estos espacios, donde se puedan llevar adelante actividades con una lógica más humana y de encuentros, y no netamente de carácter lucrativo y comercial como las que predominaron desde siempre.

Cuesta entender esta clausura por fuera de una decisión política de la Municipalidad de La Plata, hoy a cargo del representante del PRO y Cambiemos, Julio Garro, quien ya demostró su poca sensibilidad con el pueblo platense, ¿por qué de extrañar que quiera acabar con los espacios culturales?

Vienen por todo. Depende de todos nosotros impedirlo.


Por Sofia Lapuente y Tomás Barbieri